Tan cercano... pero tan lejano.

¿La materia prima de la fotografía? La LUZ.

CARLOS
Casi sin darme cuenta

De pronto, mi única manera de disfrutar un paisaje,  ambiente o situación, pasó obligatoriamente por fotografiarlo, por tomar algo de él y llevármelo al cuarto oscuro con la luz roja y aquel olor de los químicos.

Es bastante habitual encontrar personas que hacen alusión a la persecución de los sueños. ¡Lucha por tus sueños, por lo que te gusta y te apasiona!. Nunca me han gustado las referencias a frases especialmente sobadas y articuladas de la misma forma sílaba tras sílaba, pero tras mucho tiempo, tengo que reconocer la valía de tal mensaje. La mía es una historia como tantas otras, que comenzó como una rebelión a la pasividad, a ese aguantar por aguantar el encontrarte en una situación en la que no quieres estar. La parte más dura fue la más cercana, comenzando por mí mismo.

Autorretrato en el cuarto oscuro. Madrid. 1994

Senda del Hornillo, El Escorial, Madrid. 2021 - Fotografía por Miguel Ángel Talavera - www.4matimagen.com



Una pasión

Todos los sentidos son pocos cuando vives con intensidad lo que te apasiona y te reta todos los días, en cada toma y en cada proyecto.

Al igual que con todos los tipos de expresión artística la fotografía necesita una buena dosis de inspiración. Ese punto en el que parece que vemos donde los demás no ven. Bien sea por el sujeto, por el color, las formas, texturas, perspectivas, contrastes, luz... vemos de una forma más profunda y rica en variables. El aprendizaje de todo esto es largo y acaba definiendo estilos y personalidades. Pero por encima de los conocimientos hay un halo, un alma, un estado consciente o inconsciente en el que, sin querer, todo fluye. 

Madrid. 1991 - Fotomatón.

Cabo Rojo, Puerto Rico. 2015 - Fotografía por Carene Pérez -.

Autorretrato. Guaynabo. Puerto Rico. 2014

Carlos

Copyright © 2020 Carlos, P.L. All rights reserved.